Análisis: Teac TN-4D Leave a comment

Dicen que el vinilo ha vuelto, pero eso no es quizás del todo cierto: el vinilo nunca se fue del todo. A finales del siglo XX las discográficas le dieron la espalda con el objeto de exterminarlo para tratar de volver a vender sus repertorios en formato digital obligando a retirar los long-plays de las tiendas (sustituyéndolos básicamente por el no menos valioso CD, aunque también peregrinaron brevemente otros formatos como el Laserdisc, DCC o Minidisc que apenas pasaron del intento), pero ni aún así hubo manera. Los melómanos más nostálgicos aguantaron asalto tras asalto hasta vencer el combate.

Podríamos elaborar mil teorías técnicas del porqué gusta el vinilo pero en definitiva esto se puede reducir a tres motivos, sobre todo si escuchamos géneros como el Blues, Rock, Pop o Jazz: Un sonido puramente análogo que aporta ese tono añejo con el que muchos crecimos, que los grandes álbumes de estos géneros musicales se concibieron bajo las dinámicas establecidas por una reproducción de la cara A / una pausa para darle la vuelta / reproducción de la cara B, y que el tamaño del formato nos ha dotado de portadas concebidas como verdaderas obras de arte.

Gracias a este resurgimiento (o resistencia) el mercado se ha nutrido de una mayor variedad de nuevos modelos de giradiscos que en épocas pasadas, quizás no en número de marcas o referencias, pero si en variedad propuestas con diversos precios y acabados. Si nos centramos en el segmento mediano, una de las opciones más acertadas es el TN-4D de Teac.

El TN-4D es el primer tocadiscos de tracción directa de Teac, que destaca por su motor sin escobillas que y por su brazo en S desarrollado por SAEC, una de esas compañías legendarias en el diseño y producción de brazos para giradiscos. El brazo es un elemento primordial a la hora de determinad la calidad de un giradiscos, ya que se encarga de ubicar la cápsula fonocaptora donde debe a la vez que transmite la señal que va al amplificador.

Para el TN-4D SAEC ha optado por su brazo WE-4700, con una tipología propia de rodamiento denominada de “filo de cuchillo” que se encarga de los movimientos verticales para garantizar la más alta sensibilidad y rigidez. Para ello emplea dos pequeñas cuchillas de gran rigidez que se desplazan hacia arriba y hacia abajo dando como resultado una recuperación precisa de la señal sin distorsiones y eliminando la vibración del brazo fonocaptor.

Como ya hemos comentado, el TN-4D es el primer modelo en el que TEAC opta el motor de accionamiento directo. que ofrece una precisión de velocidad seleccionable de 33⅓  o 45 RPM bloqueada por cristal y regulada por un circuito de retroalimentación controlado por computadora que asegura que la oscilación del motor sea mínima.

El tercer elemento a tener en cuenta es la cápsula. Algunos de los más estéticos giradiscos vienen de serie con cápsulas básicas bajo el argumento de que siempre se puede mejorar a gusto del usuario, eso a si a costa de no ofrecer un gran rendimiento desde el principio. Este no es ni mucho menos el caso del TN-4D, que ha optado por la cápsula Sumiko Oyster como compañera de reproducción.  Se trata de un cartucho fonográfico de imán móvil con voladizo de aleación, aguja esférica adherida y salida de 4,0 dispuesto a sorprender por su excelente nivel de rendimiento.

En lo estético es precioso e imponente. Con un perfil especialmente bajo el TN-4D destaca por su zócalo. compuesto de MDF de alta densidad con excelentes características para la absorción de impactos y resistencia a la retroalimentación acústica, contrachapada en acabados negro lacado o nogal. Su combinación con elementos de aluminio cepillado logra ser el centro de atención de tu equipo musical, elevándose mediante cuatro elegantes patas aislantes de aluminio mecanizado. Además incluye una tapa transparente con apertura de bisagras para protegerlo del polvo o de las manos “no autorizadas”.

El tocadiscos es totalmente compatible con casi cualquier tipo de nivel de entrada de señal a través de sus conectores RCA chapados en oro, ya sea una entrada de Phono como una entrada de Línea. En este segundo caso podemos activar el ecualizador Phono integrado diseñado por New Japan Radio Corporation capaz de elevar el nivel de las pequeñas señales recibidas a través de la cápsula a nivel de línea sin pérdida alguna de calidad.

Además, el TN-4D permite digitalizar fácilmente tu colección de vinilos. Un puerto USB ubicado en el panel trasero proporciona audio digital con calidad de CD a su PC/Mac, permitiendo grabar y archivar tus vinilos en un formato de audio digital de alta calidad.

En resumidas cuentas, el TEAC TN-4D es un tocadiscos de excelente factura, capaz de llamar la atención de inmediato por su aspecto elegante, con un brazo imponente, una aguja de grandes prestaciones y la aplicación de tecnologías avanzadas, ofrece una experiencia de sonido agradablemente impresionante con la que poder disfrutar de tanto de tu vieja colección de discos como de las nuevas adquisiciones.

Disponible en Style Sound.

Deja una respuesta

Envíos gratis desde 150€
99% Valoraciones positivas
365 días a tu servicio
Pago seguro
Mejores precios garantizados